La elefanta fea

«Petita», la elefanta fea, ya tiene novio

petita la elefanta feapetita, la elefanta fea

La elefanta del parque Terra Natura era hasta la fecha era rechazada entre la manada por ser «fea» pero, gracias a «una amiga» intermediara, un macho se fijó en ella.

Petita, una elefanta del parque Terra Natura de Benidorm y que hasta la fecha era rechazada entre la manada por ser «fea», tiene «novio», después de que «una amiga» intermediara para que un macho se fijara en ella.

Con «sólo 2.900 kilos de peso», los huesos de la mandíbula y la órbita craneal muy marcados y sus patas excesivamente largas, 'Petita', de 35 años, pasaba mucho tiempo sola y a veces incluso debía correr para evitar las agresiones de algunos machos.

Desde que llegó hace algo más de un año a las instalaciones benidormenses, ha sido repudiada por los machos de la manada, que han preferido a otras hembras «más guapas», como las elefantas Tania, Yasmin y Motki, a la hora de relacionarse y procrear.

La constitución de Petita -la media de peso de sus compañeras es de 4.000 kilos- generaba rechazo por ser considerada «un ejemplar débil» entre sus congéneres, si bien a la vista del ojo humano nada la distingue de las otras 12 hembras que integran la manada de elefantes de Terra Natura, la más grande de esta especie en Europa.

Solo Kaisoso, una elefanta procedente de Birmania, ha mantenido cierta amistad con Petita e incluso ha procurado que esta última fuera aceptada poco a poco por buena parte de la manada.

En algunas ocasiones, Kaisoso ha colocado su corpulento cuerpo para proteger a Petita en situaciones de conflicto.

Tal es su amistad, según han explicado fuentes del parque natural, que hasta ha hecho de celestina para que 'Luka', un ejemplar macho »esbelto y de patas muy largas«, características similares a las de Petita, se haya fijado en esta última.

El cambio de actitud hacia Petita ha sorprendido a biólogos, veterinarios, cuidadores y al resto del personal del parque, según han informado las citadas fuentes, que han calificado la relación de Petita y Luka de «efusiva y cálida».

Aquel difícil inicio de este particular cuento infantil de Petita, rechazada por los machos por no responder a «los cánones de belleza» de estos animales, parece que ha acabado bien y hay esperanzas de que ella pueda ser madre dentro de 22 meses, periodo de gestación del elefante asiático. Es una lástima que ningún restaurante permita a una pareja de elefantes enamorados celebrar su particular San Valentín.

Por ello, el próximo domingo -17 de febrero- el área de los elefantes de Terra Natura acogerá «una festín de gala» en honor a la pareja. Hojas y frutas frescas están en el menú.

Además, un sacerdote se desplazará hasta el parque para bendecir a los dos animales, ya que hasta la fecha ni Petita ni Luka habían podido acudir a ninguna fiesta de San Antón «por razones de peso».

fuente: La voz [http://www.lavozdegalicia.es/sociedad/2008/02/11/00031202754215578610867.htm]